Las princesas rebeldes también cuentan.

 

Desde que el mundo es mundo, las princesas siempre se nos han presentado como seres dulces, sumisos, amables, obedientes, pero ¡ya es hora de que cambie el cuento!

               

           Hasta ahora las princesas rebeldes no han tenido cabida en el mundo de los cuentos y nosotras queremos hacerles un hueco y concederles la importancia que tienen. ¿Os imagináis una Cenicienta que , en lugar de zapatos de cristal, acuda al baile en pantuflas? ¿O un príncipe que más que encantador es un vago? ¿O una princesa que escapa del encierro y abandona al príncipe por un dragón para conocer mundo?

 

               

            Creemos que esta sociedad necesita más príncipes diferentes y más princesas rebeldes, príncipes que no pretendan encerrar a nadie en una torre y princesas que tengan claro que el amor es otra cosa, y viceversa. Príncipes y princesas que luchen por la igualdad y se unan para cambiar este mundo que no funciona todo lo bien que debiera. Una sesión de cuentos para homenajear a todas esos príncipes y esas princesas silenciadas.

 

1, 2, 3, te lo cuento del revés.

En Cientacuentos Cuentapiés creemos que el trabajo coeducativo es cada día más necesario, es por esto que cada día está más presente en nuestras sesiones.  "1, 2, 3, te o cuento del revés" nos llevará de viaje a un lugar imaginario llamado “Desigualdalandia”, donde todo parece estar del revés: los chicos tienen nombres de chicas y viceversa, las chicas obligatoriamente van de azul y juegan al fútbol y los chicos obligatoriamente van de rosa y juegan (les guste o no) a las muñecas, las chicas pueden estudiar lo que quieran pero los chicos deben ser amos de casa…

 

 

 

Es tal la impresión que nos produce estar allí, que decidimos contarles historias de esas que cambian los modos de ver el mundo, de las que ponen nuestras ideas del revés, relatos que nos animarán a debatir, a meternos en la piel de las personas que nos rodean.

 

Historias para charlar, reflexionar, guardar en el corazón y no olvidar.

Ni azul, ni rosa, prefiero ser otra cosa.

“Ni azul ni rosa, prefiero ser otra cosa” es un cuentacuentos para chicos y chicas, un espectáculo de narración oral para la igualdad. En él nos desnudaremos de nuestros roles tradicionales, de nuestros prejuicios, para crear una historia nueva donde todas las personas tienen cabida por igual: seamos como seamos, pensemos como pensemos, sintamos como sintamos… Para ello contaremos relatos que nos animarán a meternos en la piel de l@s que nos rodean, historias repletas de enseñanzas para reflexionar, guardar en el corazón y no olvidar.

 

Con ellas viajará Pedro y Leonor, dos rebeldes de mucho cuidado, que le demuestran a un cole entero que cada uno puede ser lo que el corazón le diga si te olvidas de los prejuicios ¿quién será el jugador o jugadora del Manchester? ¿Y el bailarín o bailarina profesional? Ya te lo puedes imaginar, una historia llena de sorpresas que te dejarán con la boca abierta. También viajará con ellas el Pequeño Príncipe Burdulú, convencido de que los príncipes, no lloran, ni se asustan, ni se cansan…sus padres, desesperados porque sea él mismo, le sugieren que organice un concurso para encontrar el PRÍNCIPE MÁS FUERTE DEL MUNDO… ¿Qué ocurrirá?

 

 

 Después de esta sesión de cuentos en azul y malva, de estos relatos que se adentran en el alma, os aseguramos que no podremos volver a caminar sin pensar, que al fin y al cabo tod@s contamos, que… “NI AZUL NI ROSA, PREFIERO SER OTRA COSA”.

 

¡FUERA MONSTRUO!      Cuentos contra la violencia de género.

 

 

      Alicia y Natalia comienzan hablando de la violencia y de los “monstruos” que la generan, explicándoles como entre todos y todas podemos acabar con ellos. En una sala/salón de actos que se pueda quedar a oscuras y con una proyección digital, hacen aparecer un monstruo del que nos iremos librando al grito de “Fuera de aquí, horrible monstruo…” hasta hacerlo desaparecer. Una vez que hemos echado al monstruo comienzan las historias propiamente dichas: para empezar presentaremos a “pequeño leoncito” un cachorro de león muy especial, dulce y amable como ningún otro animal, cuya mejor amiga es una cebra con la que juega cada día. Su padre, el Rey de la selva insiste en que para poder ser un buen león hay que ser fiero y agresivo, y, desde luego, no se pueden tener amigas…y mucho menos una cebra. Para obligarlo a cambiar una noche le coloca una máscara cargada de violencia… ¿Qué pasará? Es algo que mejor os lo cuentan ellas cara a cara. Pero aún nos queda un tema por tratar, la delicada y sutil violencia psicológica, ese sometimiento invisible que sufren millones de mujeres cada día, para ello nos presentarán a “El gallo pinto”, un ser despreciable y abusón, que, tras pedirle matrimonio y con buenas palabras trata de humillar a la niña María, que, por suerte, cuenta con grandes amig@s que le ayudarán a salir de semejante entuerto.

 

Una sesión de cuentos para reflexionar, aprender y salir convencidos de que hay que cambiar esta situación y que no se vuelva a repetir. Un cuentacuentos para mostrarles que la violencia no nos lleva a nada bueno y que nadie merece ser tratado así.